Porsche y Air France establecen nuevo récord Guinness

mayo 2, 2017
304 Visitas

Un Cayenne  alcanzó un nuevo récord Guinness y se convirtió el vehículo de producción en serie que arrastra al avión más pesado luego de remolcar un Airbus 380 de 285.000 kilos durante 42 metros en el aeropuerto Charles de Gaulle de París. El avión de Air France  es 115 toneladas más pesado que la aeronave con la que fue establecido el récord anterior.

El récord Guinness fue establecido con un Cayenne S Diesel, cuyo motor V6 de 4.1 litros entrega 385 caballos de potencia y un impresionante par motor de 850 Nm. El ejercicio fue repetido después utilizando un Porsche Cayenne Turbo S, dotado de un motor V8 de 4.8 litros, 570 hp y 800 Nm de par. En ambos casos, Richard Payne, el técnico de Porsche Gran Bretaña, fue el conductor designado para superar esta prueba: “No solemos ir tan lejos para probar los límites de nuestros autos, pero creo que nos acercamos bastante. Me di cuenta de que estaba trabajando duro, pero el Cayenne no se quejó y siguió jalando. Nuestros vehículos pueden ir un poco más allá de lo que nuestros clientes imaginan –están diseñados para ser fuertes”, aseguró Payne.

porsche y air francePara este Proyecto la aerolínea francesa dedicó su más moderno hangar y uno de los 10 aviones A380 de su flota. El hangar de 60.000 metros cuadrados, lo suficientemente grande como para albergar más de 3.000 ejemplares del Cayenne o un avión muy grande, fue diseñado específicamente para albergar el Airbus A380 de Air France y es habitualmente el hogar de toda la actividad de ingeniería y mantenimiento de la empresa. El contraste entre las dos máquinas fue sorprendente. El Porsche Cayenne, de 4,8 metros de longitud, estaba conectado con el avión de pasajeros de 73 metros a través de un accesorio de remolque especial que fue instalado en la barra de remolque estándar del Cayenne.

high_pravin_patel_adjudicator_guinness_world_records_richard_payne_porsche_gb_technician_l_r_paris_charles_de_gaulle_airport_2017_porsche_ag

De acuerdo con las reglas aplicadas por Guinness World Records, la prueba fue supervisada por ingenieros independientes de UTAC CERAM. Después de que el récord fue fijado, fueron llevadas a cabo pruebas de funcionamiento y análisis de cada componente importante y del sistema electrónico del vehículo para certificar que se trataba de un vehículo de producción de serie.

Dejar un comentario