DS X e-Tense, pensando para 2035

abril 30, 2018
153 Visitas

Es la visión de la submarca de lujo de Citroên sobre la movilidad del futuro cercano. Propulsión eléctrica, puertas tipo alas de gaviota, butacas estilo piramidal y profusión de cuero y fibra de carbono.

El DS X e-Tense es un ejercicio de diseño con el cual la submarca de Citroén anticipa el estilo de los modelos que planea producir para 2035. Con una silueta de neto corte futurista, se accede al habitáculo por una puerta en forma de ala de gaviota de fibra de carbono y cuero.

La vista se dirige hacia un asiento en forma piramidal que se adapta perfectamente al piloto, como el baquet de un monoplaza, mientras su posición reclinada ayuda a mantener un bajo centro de gravedad en el vehículo. Frente al conductor, el volante, fabricado en una combinación de cuero, madera y metal, incorpora sensores que permiten monitorizar al piloto durante la conducción. El cuero azul en dos tonos: Millennium Blue y Navy Blue Aniline, está rematado con el “punto de perla” típico de DS.

Casi tan emblemáticos como el volante, los pedales también han sido objeto de la obsesiva atención al detalle de los diseñadores. Todos estos detalles contribuyen a la búsqueda de experiencias únicas en el habitáculo y le dan al piloto una inyección de adrenalina incluso antes de ponerlo en marcha.

La arquitectura asimétrica del DS X e-Tense ofrece distintos ambientes a derecha e izquierda. La configuración asimétrica ofrece un espacio diferente bajo la cúpula de cristal transparente, con el pasajero dentro de una cápsula sensorial, sobre un asiento con ventilación y masaje que se desliza hacia atrás como un ala de pájaro desplegada, con una estola de plumas en la parte superior. Un asiento adicional permite que viajen tres pasajeros.

El suelo en vidrio transparente electrocromático ofrece una vista de la carretera mientras pasa bajo el vehículo. Los tonos azul marino y rojo suavizan la luz que entra del exterior, mientras la fluidez de las líneas se acentúa por la ausencia de pantallas, sustituidas por las superficies del vehículo.

Lee también: DS 7 Crossback, presentación en París

Un asistente personal llamado IRIS y presentado en forma de holograma, controla las funciones del vehículo mientras está conectado con el mundo exterior.

Utiliza una motorización ciento por ciento eléctrica instalada entre las dos ruedas delanteras, ofrece una potencia de 540 CV, que se puede elevar hasta 1.360 CV en modo circuito, lo que permite al piloto aprovechar la suspensión creada por DS Performance, el equipo técnico que está detrás del programa de la Fórmula E.

El chasis de fibra de carbono va sobre muelles y barras de torsión de propiedades innovadoras. El motor, la tracción y la desaceleración se controlan mediante un sistema concebido para optimizar el rendimiento, sea cual sea la superficie de la carretera.

La carrocería utiliza nuevas tecnologías para, en caso de choque, recuperar su forma original.

 

Dejar un comentario